suscríbete gratis

Siete verdades que necesitas volver a recordar. 

¡Hola! ♥️ Estoy segura que lo que estas apunto de leer lo sabes. Pero también estoy segura de que hace mucho no lo reflexionas. Este BLOG es un recordatorio de siete verdades que probablemente a todos nos ha tocado vivir. ¡Apunta, reflexiona, ponlo en práctica y coméntame que te han parecido! ♥️


  1. Agarrar la mano de alguien que quieres ayuda a sentir menos dolor y preocupación. No hay nada más mágico y real que esto. Cuando agarramos la mano a una persona que ocupa un lugar especial en nuestro corazón, aunque todavía sintamos ansiedad, preocupación, o miedo, este simple poder de conexión nos hace sentir un poquito más protegidos y amados. 

  1. Los que se esfuerzan por agradar a los demás suelen ser los que se sienten más solos. Lo cierto es que una persona que se siente sola (por el hecho de no amarse, no conocerse, y no invertir en ella misma) busca aceptación, atención y amor a cualquier precio. Por el contrario, una persona libre, valiente y en paz consigo mismo, busca servir desde el amor, busca ser auténtico y busca ser real a sí mismo dejando de lado el “agradar” a nadie. 

  1. Hacer cosas que te dan miedo te hace más feliz. Esta verdad es mi favorita. Esta verdad es muy poderosa. He experimentado esto muchísimas veces. Y es que, hacer eso de lo que no te ves capaz y que temes demasiado, al dar el paso, al cerrar los ojos y simplemente hacerlo, te ofrece una felicidad y una satisfacción incomparable a nada. Al experimentarlo, automáticamente subes de nivel. Partes desde un escalón más arriba. Tu confianza y autoestima se disparan. Recomiendo a todas las personas que están leyendo esto que sean valientes. ¡Haz eso que te da miedo! Solo sentirás ansiedad las primeras veces, después, tu confianza aumentará y, sin duda, te acercarás más y más a tus objetivos. La vida es solo una, lucha por aquello que amas. Lucha por aportar valor. Lucha por inspirarte a ti mismo e inspirar al mundo. ¡Canta, baila, ríe! ¡No tengas miedo a la crítica! ¡No tengas miedo a ser tú mismo! ¡No tengas miedo a hablar con esa persona! ¡No tengas miedo a irte de ese lugar! ¡No tengas miedo a pedir! ¡No tengas miedo a coger esa oportunidad y hacerla tuya! ¡No tengas miedo a defender tus ideas! ¡No tengas miedo al rechazo! ¡No tengas miedo al miedo! ¡Hazlo! 

  1. Las personas con baja autoestima tienden a humillar a los demás. Esta verdad me costó mucho entender. Pero, sí, me he dado cuenta que las personas que más se han burlado de mí, sin sentido alguno, han sido personas infelices y vacías. ¿Cuando una serie no te está gustando, qué sueles hacer? Supongo que agarrar el mando y buscar otra, ¿no? O en realidad, ¿empiezas a odiar al director? ¿Empiezas a no poder dormir por las noches por culpa de esa maldita “mala serie”? ¡Qué ridículo! Si haces eso tienes un problema. Si este ejemplo te ha parecido exagerado, créeme que ¡NO LO ES! Cuando alguien no te agrada, simplemente lo ignoras, no le prestas atención. Si te prestan demasiada atención, en el mal sentido, significa que algo pasa en el interior de ellos. Significa que a través de tí ven una carencia en ellos. 

  1. Tiendes a confiar más en alguien si te abraza más de 20 segundos. ¡Así es! Solemos confiar más en aquellas personas que nos abrazan profundo. Que se toma su tiempo en conectar con nosotros. Nuestra mente asocia ese cálido abrazo a la protección, el amor, y la confianza. Si quieres que una persona confíe en tí, ¡pruébalo! 

  1. Si quieres agradar a alguien di su nombre varias veces durante una conversación. Esto quizás ya lo habéis leído o escuchado en alguna parte. No hay forma más eficaz de persuadir y/o agradar a una persona que repitiendo su nombre varias veces. Para nuestro cerebro nuestro nombre guarda un lugar especial en él. En cualquier conversación que vayas a tener (coqueteo, amistad, entrevista, negocios, etc) pronunciando el nombre de la persona cuando te refieras a ella, sin duda, te hará conectar más y ganar puntos. 

  1. No es tanto que tus emociones afecten la forma en que te comunicas, sino que lo que expresas afecta a tus emociones. Esto lo leí o lo escuche en algún lado. Debemos saber que las palabras tienen poder. Podemos hackear nuestra mente a través de ellas. Las palabras llevan consigo carga emocional, y esa carga emocional es lo que penetra en el subconsciente. Lo que expresamos a través de nuestras palabras afecta directamente las emociones, y por consecuencia, nuestras acciones y resultados. Por ello, hay que practicar el hábito del “sí puedo” “soy poderoso/a” “lo lograré”. Es decir, palabras de bien, no de mal.


Y te regalo otra verdad de la que no todos se dan cuenta: 😯👻

– Vivimos en una especie de  “Show de Truman” – haré un Blog dedicado solo a este tema.


¡Un abrazo profundo! Adiós ♥️

Subscribete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver otros comentarios
0