suscríbete gratis

LA DEPRESIÓN: Chat gpt vs mi experiencia – PARTE 1

“Las palabras, tienen gran poder para la mente, y en efecto, para todo lo que atraeremos en nuestra vida”

 ¿Qué es y porqué se da la depresión? Así contestó chat gpt: 

“La depresión es un trastorno mental grave que afecta a la forma en que una persona piensa, siente y se comporta. Se caracteriza por una profunda sensación de tristeza y desesperanza que persiste durante un período prolongado de tiempo y afecta significativamente la calidad de vida de la persona que la padece. La depresión no es simplemente sentirse triste por un corto período de tiempo debido a una situación difícil; es una afección médica que requiere tratamiento.

Los síntomas comunes de la depresión incluyen:

  • Sentimientos persistentes de tristeza, vacío o desesperanza.
  • Pérdida de interés o placer en actividades que antes eran gratificantes.
  • Cambios en el apetito y el peso (pérdida o aumento).
  • Dificultad para conciliar o mantener el sueño (insomnio) o dormir en exceso.
  • Fatiga o falta de energía.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva.
  • Dificultad para concentrarse o tomar decisiones.
  • Pensamientos de autolesiones o suicidio.

La depresión puede ser desencadenada por una variedad de factores, como factores genéticos, desequilibrios químicos en el cerebro, experiencias traumáticas, estrés crónico, enfermedades médicas y problemas relacionados con el entorno y las relaciones personales. Es importante destacar que la depresión es una enfermedad médica legítima y no es simplemente una debilidad o una falta de voluntad.

El tratamiento de la depresión generalmente implica una combinación de terapia psicológica, como la terapia cognitivo-conductual o la terapia interpersonal, y, en algunos casos, medicamentos antidepresivos. La detección temprana y el tratamiento adecuado pueden marcar una gran diferencia en la recuperación de una persona que sufre de depresión, por lo que es importante buscar ayuda profesional si tú o alguien que conoces muestra signos de depresión. La depresión es tratable, y muchas personas pueden recuperarse con el apoyo adecuado.


Parece que el chat gpt no lo ha hecho tan mal 😂  ¿Qué opináis vosotros? ¿Alguna vez os habéis sentido así? Lo más probable es que, SÍ. 😣

Todos pasamos por momentos en los que sentimos, y en los que no solamente lo sentimos, sino que, toda nuestra razón apoya la siguiente frase: nada tiene sentido. A partir de esa afirmación nace – LA DEPRESIÓN. 

Yo siempre seré partidaria de que nosotros tenemos el poder de controlar nuestra mente subconsciente, y por ende, todo lo que pase en nuestra vida. 

Pero antes de saber eso y tomar el control… 

Yo tuve depresión ¡sin saber que la tenía! – Todo empezó a los pocos meses de llegar a Estados Unidos. ¡Nunca me planteé que a mí me pudiera pasar eso! Siempre fuí una persona muy payasa y alegre. No dejaba que nada me afectase en exceso. ¡Para nada era perfecta! es más, en ocasiones era muy dramática. Pero, a la vez, bastante madura y disciplinada para la edad que tenía. Al llegar aquí, y dejando toda mi vida atrás, hubieron situaciones de tanto estrés, que perdí el total control sobre mí. Me convertí en una Adina nueva, llena de miedos e inseguridades. 

Antes, la imagen predominante que mi mente tenía acerca de la depresión era: llorar, encerrarte, no hablar, no querer socializar, y tomar pastillas. Pero lo cierto es que, en la mayoría de los casos, la depresión no empieza de una forma tan drástica. Es un “poco a poco”. Quizás por eso, no asocié lo que yo estaba viviendo, a la depresión y a la ansiedad. 

Poco a poco acabé no queriendo salir de la cama. Lo único que deseaba era dormir y comer. Tenía excesiva hambre y super excesivo sueño. Postergaba mis objetivos tanto, que acabé perdiendo el interés en ellos. Siempre estaba exageradamente cansada. Si estaba demasiado tiempo despierta, comenzaba a pensar de más, a recordar, a sentir únicamente emociones negativas (culpa, victimismo, desganas, estrés…), a intentar buscar significado a la vida, a preguntarme el “¿por qué?” de todo… Era un laberinto sin salida que lo único que me hacía sentir, era agobio, agobio, y más agobio. Mi vida daba vueltas en este “ bucle del infierno” y la culpa de perder mi tiempo sin ningún sentido, era cada vez más insoportable. Todo eso, me llevaba a querer dormir más aún. 

No tenía ilusión por nada. Cada vez me sentía peor. Solo lograba hacer aquello a lo que estaba estrictamente obligada. A veces salía con mis amigas para distraerme un poco, pero en realidad, no tenía demasiadas ganas. Dejé el gimnasio. No comía sano. No me gustaba mi vida. No me gustaba mi trabajo. Recordaba todo el tiempo el caos que desde pequeña viví en la iglesia. Me atormentaba recordar tanta maldad, mentira y envidia, por parte de esas personas. Era muy difícil mantener un equilibrio, en todos los sentidos. En fin, fui alimentando tanto mi mente con: estrés por el pasado, estrés por el presente, y estrés por el futuro, que acabé con pequeños ataques de ansiedad.

Un día, leyendo un libro, (el único libro que me pudo enganchar en esos momentos, y el cual, decidí empezar para no dormir tanto) de un segundo a otro, mi mente reaccionó. Recuerdo estar en mi cama cuando pensé – Voy a leer un capítulo antes de dormir (eran como las 7 u 8 de la tarde, como dije, me la pasaba durmiendo). No puedo recordar con exactitud el día ni la hora en la que mi mente hizo “clic” al leer una frase de este libro. Pero debió ser una noche, o una tarde (también leía cuando intentaba no dormir siesta)

Este libro del cual hablo es: Una educación – Tara Westover 

Okay. This book era exactamente lo que yo necesitaba en esos momentos. 😂  Lo terminé antes de tomar la decisión de mudarme por primera vez del sitio al cual llegué aquí, en los EEUU.

Tara Westover, una joven de origen estadounidense, de padres mormones, y con innumerables traumas, logró ayudarme a través de su gran historia de valor. Quizás me sentí identificada por el hecho de que vengo de un entorno religioso también, aunque mucho menos agresivo. Como sea, ella estaba relatando acerca de su etapa en la universidad, cuando dijo algo como – Estaba en la cama, con todos mis libros al lado, sin voluntad de tocarlos. Solo deseaba comer y ver mi show de televisión (ella menciona cual show, pero no recuerdo). Las horas pasaban y pasaban. Día tras día. Igual. Quizás perdería mi beca, pero en esos momentos, no me importaba. Líneas más abajo, añadió – A día de hoy, analizando esa situación, me doy cuenta que, probablemente tuve depresión, pero nunca lo supe, ni mucho menos me paré a pensarlo. 

(Aclaración: no son frases textuales de su libro. Lo que se mantiene es la idea) 

A lo que quiero llegar es que, después de leer ese fragmento, mi mente pensó – ¡Adina! ¿No será que todos estos síntomas que no te dejan vivir, son signos de depresión? ¿Es normal que no pueda controlar mis enormes ganas de dormir y de comer? ¿Eres consciente de que tu energía está por debajo de lo mínimo? ¿Por qué ya no sueñas en grande? Preguntas, preguntas y más preguntas dispararon mi mente. Sentí que esta autora y yo teníamos algo en común: las ganas de comer y las ganas de no hacer nada. 😂 Y lo peor, pensábamos que era algo normal. Qué por sí solo pasaría. Qué sería una simple etapa. 🤯 

Empecé a hacer memoria de toda mi infancia. Empecé a leer más que nunca acerca de la depresión y la ansiedad. Empecé a leer acerca de la mente subconsciente. Entendí y supe el gran poder que la mente tiene. Entendí y supe que si no restauro mi mente, caeré en un pozo sin fondo. Entendí y supe que cuanto más tarde en tomar acción, más mi subconsciente se creerá lo mal que estoy, y más difícil será combatirlo.  

El subconsciente recibe órdenes y señales de la mente consciente. Entonces, lo que yo hacía era trabajar contra mí. Únicamente estaba alimentando con palabras y acciones negativas a mi mente- consciente, lo que provocaba que mi subconsciente solo trabajara en una cosa- hundirme.

Después de entender eso, decidí no solo entenderlo, sino tomar acción. Por ello, después de aproximadamente 3 meses atrapada en esa continua rutina depresiva/destructiva, dije: ¡YA! ✋ Nadie va a salvarme de esto. Es mi vida. Voy a alimentarme de forma diferente. Mi mente empezará a recibir otro tipo de información. Debo experimentar conmigo misma. No seré débil. Es mi responsabilidad. No soy la más afortunada, pero tampoco la más desgraciada. Tengo errores al igual que cada persona los tiene. De esta manera, empecé a trabajar estrictamente en mi vida. Abrazar y aprender de mis errores. Hablar con calidad. Crear buenos hábitos. Invertir mejor mi tiempo. Reconocer a personas de valor, reales. 

Ser consciente de que SÍ tenía depresión, cambió todo. Pues, para combatir un problema, primero hay que reconocer y conocer que existe un problema. Investigar su raíz, y finalmente: aprender o destruirlo.

Decidí irme del lugar donde vivía porque no me ayudaba en nada a poder combatir todo lo que pasaba en mí. Fue una decisión que conllevó mucho estrés, pero gracias a las buenas personas que la vida puso en mi camino, se hizo fácil. Me mudé otra vez al cabo de 2 meses al lugar donde estoy ahora. Poco a poco, y hasta día de hoy, empecé a leer más sobre psicología, y sobre desarrollo personal.

Al igual que yo, muchas personas viven envueltas en bucles existenciales, bucles depresivos, de los cuales, no saben o no tienen voluntad suficiente para salir. Por una parte, la sociedad, en varias ocasiones, deja caer que la depresión es algo que no se puede casi combatir. “No pasa nada, vívelo, toma pastillas, llora, permítete estar deprimido, no salgas ni trabajes si no quieres, deja que tu vida pase sin más, y finalmente, muérete.” En mi opinión, basado en mi experiencia, y por supuesto, en lo que he leído, ¡SÍ! La depresión se puede combatir. Sin embargo, si tu mente se alimenta día tras día de señales, órdenes y energía negativa, (mediante hábitos dañinos y personalidad negativa) todo trabajará en tu contra. 

No dejes que esta vida te aplaste. No dejes que te engañen y te controlen. No es difícil salir de la depresión cuando tomas responsabilidad de TU VIDA. No trates de buscar un significado al significado de la vida si no estás dispuesto a dárselo. ¿Qué quiero decir con este trabalenguas? Pues que la vida va a tener el color que tú le des. Si no estás dispuesto a luchar por NADA, tu vida no tendrá NINGÚN significado. Si primero estás tratando de buscar significado a la vida, para después tomar acción, probablemente, NUNCA lo vas a encontrar, y por ende, nunca tomarás acción. Eso solo traerá depresión y gran frustración a tu vida. No te compares, vive la vida a tu manera de la forma más honesta que puedas. 

Voy a finalizar este blog diciendo que profundizaré mucho más en este tema a lo largo de estos meses. He explicado a grosso modo algunos momentos de mi vida. Pero me adentraré mucho más.

Este Blog tendrá varias más partes. Adelantaré cuatro de ellas.

  • LA DEPRESIÓN: Lo que la Iglesia piensa de ella.
  • LA DEPRESIÓN abrazando hábitos dañinos.
  • LA DEPRESIÓN y sus mitos.
  • LA DEPRESIÓN y la ciencia.

Claramente, hay personas más predispuestas a sufrir depresión que otras, debido a múltiples factores, como por ejemplo la genética. Pero eso, lo debatiremos en los próximos BLOGS. 

Este Blog lo quería dedicar para contar un poco de mi experiencia. A la vez, para decir que, no todos, pero la mayoría de los casos tienen cura. Y el antídoto sois vosotros mismos.

(Un pequeño apunte: La terapia es un factor importante para una vida sana. Al igual que lo es el deporte. 

BYE! OS LEO!

Subscribete
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver otros comentarios
0